Según el Col·legi de Farmacèutics de Barcelona, un botiquín puede ser cualquier armario, caja o maleta que pueda contener los medicamentos y el material sanitario necesario para poder atender y aligerar pequeñas molestias, síntomas leves o trastornos menores, en las condiciones necesarias. Sea cual sea el contenedor del material tendrá que estar convenientemente identificado. 



El botiquín se debería conservar en un lugar fresco y seco, a ser posible, que no superara los 25º de temperatura y protegido de la luz. No debería estar ni en la cocina, ni en el baño, y desde luego, siempre fuera del alcance de los niños. Un botiquín tiene que estar cerrado pero tiene que tener un sistema de apertura fácil.



También es importante, no acumular restos de tratamientos anteriores,  abiertos de hace mucho tiempo. Los deberemos revisar cada cierto tiempo, entre unos 6 a 12 meses y retirar los medicamentos caducados (pero no tirarlos a la basura, deben llevarse a la farmacia) y conservar los envases originales y los correspondientes prospectos. Hay que tener en cuenta, que si tenemos niños en casa, los medicamentos y substancias médicas habrán de ser específicas para su edad.

En Farmacia Francesa disponemos de un completo surtido de productos para la confección de su botiquín, siempre con primeras marcas de alta calidad y reconocimiento, como: Cigar-Clean, Omrom, Hansaplast, etc. en Farmacia Francesa sólo trabajamos productos de alta calidad.

Para su información adjuntamos un documento con una relación del material necesario y/o recomendable que deberia contener un botiquín de uso doméstico.

Descargar el documento `Botiquín`
Fuente: Carme Capdevila, Maria Estrada y Mireia Massot - Farmacéuticas del Col·legi de Farmacèutics de barcelona