La Homeopatía es un método terapéutico mediante el cual se trata al enfermo con remedios a dosis  infinitesimales los cuales suministrados a un hombre sano en cantidades ponderales provocarían síntomas similares a aquellos que hay que curar.



Hipocrates ya decía, “los parecidos se curan con los parecidos”,  “los contrarios se curan con los contrarios”.

Son 3 los principios fundamentales de la Homeopatía:

 1.- El principio de la similitud.
 2.- El uso de las dosis débiles ó infinitesimales.
 3.- La individualización del tratamiento.

Hay un tratamiento diferente para cada enfermo, lo que obliga a una cuidadosa observación de todos los síntomas y signos presentados por el paciente, es importante toda su historia biopatológica,  en la cual confluyen las enfermedades y las complejas interacciones entre el individuo y su entorno.



Dosis mínimas, elección de acción y modulación de la respuesta en el más absoluto respeto de un proceso natural de curación, son las características fundamentales del remedio homeopático.

La aplicación de la Homeopatía, probablemente tan antigua como la humanidad, permite prevenir y curar las enfermedades.

Terapia alternativa totalmente aconsejable para bebes, niños y mujeres embarazadas.