Tanto la piel del rostro como la del cuerpo tiene unas características particulares en cada uno de nosotros, y entre estas propiedades y particularidades encontramos pequeñas anomalías como son los granitos, las manchas, el exceso de sebo, la deshidratación, etc.



Para solventar estos pequeños, pero molestos contratiempos, la dermofarmacia nos ayuda con preparados, cremas y lociones de uso utópico que nos ayudaran en la corrección y posible erradicación del problema. 



Desde Farmacia Francesa y desde nuestro servicio de análisis dermatológicos, el conocimiento de nuestro personal especializado y  la amplia gama de productos de alta calidad del que disponemos, le dará consejo y solución a cualquiera que sea su consulta.